Ophthalmotilapia ventralis

Ophthalmotilapia ventralis (Boulenger, 1898)

Clasificación

Familia: Cichlidae
Sub-familia: Pseudocrenilabrinae
Tribu: Ectodini
Género: Ophthalmotilapia

Etimología

Venter = vientre; ventralis = del vientre (latín); refiriéndose a la peculiaridad de la aleta ventral larga (pélvica) característica de esta especie.

Localidad tipo: Kinyamkolo (Mpulungu) y  Mbity Rock, Lago Tanganyika, Zambia.

Biótopo

Ophthalmotilapia ventralis habita, junto con otros cíclidos herbívoros, en los tres metros superiores de los hábitats rocosos e intermedios. Las características principales del hábitat son la abundancia relativa de alimentos en combinación con agua turbulenta. Un litoral con una inclinación pronunciada tiene un hábitat de oleaje mucho más pequeño que uno que se precipita gradualmente en aguas más profundas. El hábitat de oleaje de las costas poco profundas puede tener más de 20 metros de ancho, mientras que una costa rocosa escarpada tiene un área de oleaje muy estrecha, aunque en ambos lugares se puede encontrar a O. ventralis.

Ophthalmotilapia ventralis Kkantalamba orange cap

Distribución

Ophthalmotilapia ventralis tiene una amplia distribución que abarca la costa de Tanzania al sur de Kigoma, toda la costa de Zambia y a lo largo de la costa del Congo, al menos hasta el cabo Tembwe. 

Se conocen muchas variantes geográficas diferentes y muchas de ellas se han introducido en la afición. La coloración de los machos en reproducción de las variantes del sur es azul brillante, a veces casi blanca. Las variantes geográficas de este grupo se pueden distinguir por las marcas negras variables en el cuerpo. 

En la costa este, alrededor de la isla Mamelesa en Tanzania y en la costa oeste, alrededor de Kapamba en el Congo, se encuentran las formas amarillas de esta especie. Estas formas amarillas están a su vez limitadas al norte por poblaciones con machos de color negro o blanco y negro, de nuevo a ambos lados del lago. 

Ophthalmotilapia ventralis mikongolo yellow_wild collected

Tamaño y morfología 

Esta especie se diferencia de todos los demás miembros del género por tener una boca más estrecha con la presencia de dientes tricúspides en las filas externas. Tienen las aletas pélvicas más cortas, excepto O. heterodonta. Los machos se diferencian de todos los demás miembros del género por su coloración: los machos neutrales son de color negro pálido, mientras que los reproductores se vuelven aterciopelados con manchas de color azul cielo brillante en el cuerpo. El final de cada aleta pélvica es de color amarillo limón. Las hembras son difíciles de diferenciar de otros miembros, pero generalmente muestran un tono típico verdoso. 

Los machos de Ophthalmotilapia boops alcanzan una longitud total de 15 cm y las hembras alrededor de los 12 cm. Como en la mayoría de los incubadores bucales maternos, el dimorfismo sexual es extremo. Las hembras son aproximadamente un 10-15% más pequeñas y tienen una coloración plateada que les brinda protección en las aguas abiertas donde la luz se refleja desde sus cuerpos de la misma manera que lo hace desde la superficie del agua. Los machos tienen colores espectaculares que van desde el blanco hasta el azul claro, el amarillo y el negro, y cualquier combinación de estos colores.

Ophthalmotilapia ventralis moba silver stream

Alimentación

Ophthalmotilapia ventralis es herbívoro. Tanto los adultos como los alevines se alimentan de plancton, mayoritariamente de fitoplancton, y de los aufwuchs en las rocas.

En el acuario es fácil de alimentar pues aceptan cualquier tipo de alimento. En cautiverio, el alimento más seguro para estos vegetarianos es la escama de espirulina de buena calidad, que será suficiente para ponerlos en condiciones de reproducción. También se recomiendan algunos otros alimentos como Daphnia, Cyclops, Mysis y otros crustáceos planctónicos. Para mantener a los machos en buena forma y color es suficiente un buen alimento seco pero para criar las hembras necesitan alimentos vivos o congelados. No se les debe alimentar con corazón de ternera y otros alimentos suaves y fácilmente digeribles, pueden ser letales para estos peces. Solo se les debe alimentar una vez al día, pues la mayoría de estos alimentos contienen mucha proteína y grasa y, en el acuario, estos cíclidos pueden comer más de estos nutrientes en dos minutos de lo que podrían obtener en un día entero de alimentación en su entorno natural. Cuando se mantiene a Ophthalmotilapia ventralis en un acuario comunitario, se debe tener cuidado de que todas las especies presentes compartan sus requisitos dietéticos, ya que aunque son herbívoros, comerán cualquier tipo de alimento que se les ofrezca.

Reproducción

Los machos reproductores de O. ventralis son territoriales y la mayoría de ellos defiende una parcela bastante pequeña en una roca grande, en los tramos superiores del hábitat rocoso. En áreas donde no hay grandes rocas, los machos defienden su sitio de desove en rocas más pequeñas, incluso de hasta 20 cm de diámetro. Sus territorios son bastante grandes y tienen un diámetro de entre dos y tres metros. Los machos vecinos suelen estar a la vista unos de otros. Dentro de estos territorios solo los machos de la misma especie son perseguidos agresivamente y también aquí se corteja a las hembras.

Ophthalmotilapia ventralis mikongolo yellow_wild collected

La técnica de reproducción de O. ventralis es muy interesante en cuanto a la función de las lengüetas amarillas que poseen los machos en los extremos de las aletas ventrales. Estas lengüetas se asemejan a los huevos y aseguran la fertilización de los huevos reales dentro de la boca de la hembra. Los machos no suelen construir una glorieta como sitio de desove, más bien es una suave mancha de arena muy fina en la parte superior de la roca. El diámetro de este lecho de desove es aproximadamente el mismo que la longitud total del macho, unos 10–12 cm. En el acuario O. ventralis probablemente construirá sitios de desove excavados en la arena cuando no se le proporcionen rocas adecuadas. Todos los intrusos son perseguidos en el entorno inmediato del lugar de desove, y son los machos de la misma especie los repelidos con mayor intensidad.

El macho corteja a las hembras, cuando visitan su territorio, nadando hacia la glorieta de una manera ondulada típica, con las aletas dobladas simultáneamente contra el cuerpo. El macho nada continuamente desde el sitio de desove hacia las hembras y "ondula" hacia atrás. Probablemente durante este cortejo el macho libere feromonas y los movimientos ondulados que hace sirvan para lanzar el olor hacia la hembra. La hembra podría valorar su aroma confirmando que es un verdadero compañero y no otra especie que pueda comportarse de manera similar. El macho reacciona con bastante excitación cuando una hembra responde a sus avances, nadando arriba y abajo entre la hembra que se acerca.

Si la hembra se muestra interesada, el macho desciende al lugar de desove y, mientras tiembla, libera algo de su semen. Luego deja de temblar y levanta la cola del sitio, como si se fuera. Sus aletas pélvicas, sin embargo, permanecen en contacto con el sustrato. Las lengüetas amarillas, que parecen estar "hinchadas" durante el desove, son el principal objeto de atención de la hembra. Como su forma y color son exactamente la de los huevos reales, ella trata de recogerlos. A veces las lengüetas desaparecen completamente dentro de la boca de la hembra. En ese momento ella recoge el semen. Ahora la hembra puede hacer dos cosas: o abandona el territorio del macho en busca de otro macho, o se queda y deposita uno o más huevos que recoge inmediatamente. Luego abandona el lugar de desove, lo que provoca que el macho la siga y trate de llevarla de regreso a su territorio. Sin embargo, el siguiente lote de huevos puede ser colocado en la glorieta de otro macho. El acto de desove completo dura aproximadamente de 30 a 45 minutos y la cría consiste de solo 10 a 16 huevos.

Después de aproximadamente tres semanas de incubación, las crías de todas las hembras que están incubando se liberan simultáneamente en aguas poco profundas, donde forman una colonia de inmediato. Todos los alevines permanecen juntos y se mueven en los centímetros superiores de las aguas costeras abiertas y a menudo se mezclan con alevines de otras especies. 

Ophthalmotilapia ventralis Kkantalamba orange cap

Acuario

Para mantener a Ophthalmotilapia ventralis de forma natural se requiere un acuario grande que ofrezca al macho el espacio necesario para el territorio de reproducción.  Tal como hacen en la naturaleza, en el acuario los machos adultos son territoriales, protegen su pequeña área y persiguen implacablemente a los machos de su dominio. La forma más práctica de mantener y criar O. ventralis en cautiverio es mantener a un macho dominante con un macho más pequeño y con tres o más hembras. Es casi imposible mantener dos machos reproductores sin problemas en un tanque de menos de 200 cm, pero un solo macho con varias hembras se puede mantener en un tanque más pequeño, de 100-150 cm de largo y una capacidad de aproximadamente 500 litros. Cuando el macho dominante está preparado para reproducirse, las hembras son cortejadas continuamente y, a menudo, perseguidas agresivamente cuando no están listas para engendrar, por lo que proveer al tanque de escondites adecuados les permitirá descansar de esta persecución. Cuando las hembras están fuera de la vista, por lo general sufren muy pocos daños.

Para una acuario comunitario de Tanganyika con O. ventralis, los compañeros no deben tener más de 8 cm y, preferiblemente, deben ser otros miembros de la tribu Ectodini o parejas de criadores de sustrato, por ejemplo, del grupo Neolamprologus pulcher. Cuando se aloja a O. ventralis con cíclidos mucho más grandes o más robustos, el macho pierde su color y deja de reproducirse, mientras que las hembras del grupo a menudo se acurrucan en una esquina del acuario. Deben evitarse siempre como compañeros de acuario a los Petrochromis, Simochromis o Tropheus. No deben colocarse diferentes razas geográficas o individuos de diferentes localidades en el mismo acuario, ya que esto a menudo conduce a una hibridación no deseada. 

Ophthalmotilapia ventralis moba silver stream

La mejor manera de configurar un acuario O. ventralis es comenzar con un grupo de juveniles y dejar que crezcan juntos en el mismo tanque. Esto debería garantizar un buen ratio de sexos, y la territorialidad se desarrollará de forma gradual y natural. Los machos excedentes deben separarse antes de que se conviertan en un problema, pero a veces es ventajoso dejar a un macho más pequeño junto con el macho más grande o más dominante, ya que mantendrá al macho reproductor activo y alerta, y mostrando su mejor coloración.

Se recomienda arena, no grava, como sustrato para O. ventralis. En el lago, O. ventralis se reproduce en el hábitat rocoso puro y los machos no se dedican a construir un sitio de desove, pero en el acuario los machos a menudo cavan un cráter de desove en el fondo. Con el fin de proporcionar suficiente refugio para las hembras perseguidas se deben apilar un conjunto de rocas seguras y estables formando cuevas y, si es posible, romper la línea de visión a lo largo del tanque al menos en un lugar.  Si se quiere decorar con plantas acuáticas, se pueden usar Vallisneria, Anubias y Ceratophyllum, ya que tienen hojas duras y soportarán las continuas excavaciones para la formación de los nidos para el desove.

Uno de los factores más importantes para mantener correctamente O. ventralis es la química y la calidad del agua. No es necesario igualar el alto pH de 9 presente en el lago, pero el pH del agua del acuario siempre debe ser superior a 7.5, preferiblemente entre pH 7.5 y 9.5. Por lo general, esto puede lograrse utilizando material calcáreo (por ejemplo, piedra caliza) en la decoración o como medio filtrante. La temperatura del agua debe estar entre 25 y 27°C. Es muy importante mantener la temperatura por debajo de 30°C en todo momento, porque el agua con una temperatura superior a 29°C puede ser letal para los cíclidos de Tanganyika, ya que las altas temperaturas aumentan su requerimiento de oxígeno pero al mismo tiempo reducen el contenido de oxígeno en el agua. El agua en el lago es muy clara y en los 40 metros superiores es rica en oxígeno. El contenido de oxígeno del agua del acuario es muy importante y debe estar lo más cerca posible de la saturación. Para lograr esto, el acuario debe estar bien aireado, de modo que la superficie esté constantemente en movimiento para facilitar la absorción de oxígeno y eliminar el dióxido de carbono, y que el agua circule para que todo el volumen esté bien oxigenado. Esto generalmente se puede lograr adecuadamente usando un filtro que haga circular el agua de manera efectiva y tenga su salida colocada en la superficie. Sin embargo, si los peces muestran signos de hipoxia (falta de oxígeno), como movimientos rápidos de branquias (a menos que sea porque hayan estado persiguiendo) o incluso jadeando en la superficie, deberá aumentar la aireación utilizando difusores. La filtración biológica adecuada también es esencial ya que, como otros cíclidos del Tanganyika, O. ventralis no soporta altos niveles de amoníaco, nitritos o nitratos en el agua. El amoníaco y los nitritos pueden causar envenenamiento inmediato, mientras que los nitratos es más probable que causen un deterioro lento en la salud. Mientras que los dos primeros serán cambiados a nitratos por el filtro biológico, los nitratos deben eliminarse mediante cambios de agua de 30% a 50% por semana. El agua nueva  debe estar bien aireada y ser de buena calidad. Si, como suele ser el caso en la actualidad, el agua de la red tiene un alto contenido de nitratos, se deberá utilizar un eliminador de nitratos u ósmosis inversa antes de utilizarla. Como la ósmosis también elimina el oxígeno libre del agua, ésta deberá airearse bien antes de rellenar el acuario. Por supuesto, el agua también debe declorarse antes de su uso y el tanque y el filtro deben estar madurados biológicamente antes de introducir a los peces. 

Ophthalmotilapia ventralis Kkantalamba orange cap_wild collected

No se requiere un tanque de reproducción especial para O. ventralis. Cuando un macho es dominante en un tanque comunitario, la cría también se llevará a cabo en ese entorno. Lo más importante es que el macho dominante corteja continuamente a las hembras, probablemente porque su presencia en su territorio (¡a menudo todo el acuario!), sugiere que están dispuestas a engendrar, incluso cuando aún no están maduras. Pero si el acuario está configurado con muchos refugios podrán ocultarse. Una vez que están fuera de su vista el macho no las perseguirá más. Otro problema es que las hembras necesitan largos períodos de tiempo para recuperarse de la producción de una cría y volver a la condición de cría, y rara vez engendran más de cuatro veces al año. Las hembras que están incubando pueden retirarse del acuario comunitario y mantenerse en un acuario hospital o para cría, porque si se deja junto al macho, a menudo escupe los huevos o los come. 

Compartir artículo


Artículos relacionados


Deja tu comentario:




Responsable: Raúl Armell Rodriguez.
Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatario: Hosting: Online.net y correo electrónico automático a: info@cichlidae-acuarios.com.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos a través de .
Información adicional: Consulta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de cichlidae-acuarios.com.