La maduración de un nuevo acuario

El proceso de maduración del acuario es fundamental e imprescindible para poder aclimatar correctamente a nuestros peces. 

Recrear un ambiente similar al que los peces tienen en su medio natural requiere el montaje correcto de un acuario, que debe disponer de los medios adecuados para cumplir con el ciclo del nitrógeno, por el cual se descompone el amoniaco en nitrito y el nitrito en nitrato. Esto es imprescindible para lograr que los peces que lo habiten puedan adaptarse sin dificultad al entorno doméstico. Es necesario, además, seleccionar ejemplares con requerimientos ambientales, costumbres, alimentación, etc, similares, ya que es la mejor manera de lograr con éxito la supervivencia de los mismos. 

Debido al proceso del ciclo del nitrógeno, cuando se monta por primera vez un acuario hay que permitir la creación de bacterias dejando ciclar el agua unas semanas antes de introducir cualquier especie de pez. La maduración del acuario (o maduración del filtro, o ciclado del acuario) es el periodo de tiempo necesario para que se asiente en el filtro una colonia de bacterias beneficiosas lo suficientemente grande para transformar todos los tóxicos que se produzcan en el acuario. La maduración del agua para el acuario se consigue en 4 - 6 semanas.

Estas bacterias necesitan el amoniaco para alimentarse y reproducirse. Al montar por primera vez un acuario no hay mucho amoniaco en el agua y por lo tanto tampoco hay gran cantidad de bacterias. Debido a esto, hay que ir introduciendo los peces al principio poco a poco, para que los niveles de amoniaco y bacterias vayan subiendo a la vez, porque si introducimos muchos peces de golpe, lo que vamos a conseguir es un aumento en la concentración de amoniaco en nuestro acuario que no podrá ser absorbido por las bacterias y que será tóxico para los peces, y nuestros peces morirán. 

Las primeras cinco semanas de vida de un acuario son críticas. Si el sistema de filtración no se ha provisto de un medio filtrante de un sistema ya maduro, o de bacterias y enzimas disponibles en el comercio, la presencia de amoniaco y, por tanto, de envenenamiento por nitritos, es un peligro siempre presente.

Para favorecer la maduración del acuario, en los comercios se venden bacterias liofilizadas o en solución salina para “sembrar” los acuarios y “madurar” el filtro. En realidad no sería imprescindible la introducción de estos compuestos ya que las bacterias aparecerán por sí solas, pero sí es muy conveniente. Una buena idea utilizada por los acuaristas para ayudar al proceso de maduración es echar en el agua apenas un pellizquito de comida cada día, aún sin peces. Esta comida se descompondrá y se convertirá en el amoniaco necesario para las bacterias. Pasadas entre cuatro y seis semanas, habrá suficientes bacterias en el filtro para no tener ningún problema a la hora de introducir a los peces. 

Una vez montado el acuario, se puede lavar la grava y colocar una capa en el fondo de entre 3 y 7 cm, y proceder a su decoración colocando las rocas y piedras formando las cuevas y guaridas para los peces. Si se van a poner plantas, también este es el momento, y si se va a colocar algún tronco hay que tener la previsión de hervirlo antes para que no destiña. Una vez decorado el acuario ya se puede llenar hasta arriba y poner en marcha el filtro con las cargas filtrantes colocadas. 

No hay que preocuparse si durante el tiempo de ciclado o maduración el agua se pone turbia, es normal. Sucede que al no haber todavía bacterias beneficiosas suficientes en el filtro, pueden aparecer otro tipo de bacterias que enturbian el agua, pero según vaya pasando el tiempo y aumentando el número de baterías beneficiosas, el agua se volverá poco a poco cristalina.

¿Qué ocurre en el acuario durante el proceso de maduración? 

Recordemos el proceso del ciclo del nitrógeno: todos los seres vivos producen desechos, por deposiciones o restos de comida sin consumir. Estos desechos se descomponen y se convierten en amoníaco (NH3), mortal para los peces incluso en pequeñas cantidades. Una serie de bacterias, (Nitrosomonas sp.),  transforman ese amoníaco en nitritos (NO2), que siguen siendo mortales para los peces aún en concentraciones pequeñas. Los nitritos son a su vez transformados en nitratos (NO3) por otro grupo de bacterias (Nitrobacter sp.); los nitratos son muchísimo menos tóxicos que los nitritos, soportando los peces concentraciones relativamente altas. Estas últimas bacterias necesitan un agua muy rica en oxígeno para poder desarrollarse, y es el filtro el lugar idóneo para que se asienten.

Desechos orgánicos-->Amoníaco (NH3)-->Nitritos (NO2)--> Nitratos (NO3)

Para que en el acuario habiten las bacterias suficientes para eliminar el amoníaco y los nitritos, y conseguir así que los peces no mueran, deberemos madurar el acuario.

En un acuario nuevo, con filtro nuevo y llenado con agua del grifo, primero aumentarán los niveles de amoniaco que producirán los primeros peces introducidos o la comida que se le eche al agua para favorecer la maduración. Con el incremento de la actividad de las bacterias nitrificantes, gran parte del amoniaco se irá oxidando a nitrito (NO2-). Entonces serán los nitritos los que aumentarán produciendo un segundo pico, y pasarán a convertirse en nitratos (NO3-) por efecto de las bacterias, hasta que tanto el amoniaco como los nitritos desaparecerán. Entonces aumentarán los nitratos hasta estabilizarse en torno a los 5-10 mg/litro. Ahora el acuario ya estará preparado para comenzar con la introducción de los peces pero, por prevención, es recomendable realizar los test y verificar que los parámetros de amoniaco, nitritos y nitratos son los correctos. 

Una vez terminado el proceso de maduración y comprobado que los parámetros son los correctos, es recomendable hacer un cambio parcial de agua un día antes de introducir a los peces, porque habrá disminuido la dureza del agua. Después de comprobar que también los parámetros de ph y dureza del agua son los correctos para los peces a mantener ya se puede comenzar a introducir a los peces poco a poco, no todos el mismo día de golpe, sino en el intervalo de unos días. Es recomendable probar con alguna pareja de peces pequeños (si has madurado el acuario sin peces) para comprobar el estado de maduración.

Bacterias y test para acuario

Para el proceso de maduración del acuario habrán sido necesarios los test para verificar que los parámetros de amoniaco, nitritos y nitratos son los correctos. Una vez conseguida la maduración pueden guardarse los test de amoniaco (NH3) y de nitritos (NO2), pero será conveniente tener siempre a mano el test de nitratos (NO3) que será el que nos indicará la frecuencia y porcentaje de los cambios parciales de agua que se deberán llevar a cabo semanalmente. Es importante recordar que los nitratos deben mantenerse siempre entre 5 y 20 mg/l, aunque hay algunas especies que no toleran valores por encima de los 10 mg/l durante períodos prolongados. Se necesitarán también los test de pH (acidez del agua), kH (dureza de carbonatos) y gH (dureza total), que nos ayudarán a saber si los parámetros del agua son los que requieren las especies que mantenemos. Es conveniente también, disponer de un anticloro para poder eliminar este componente del agua del “grifo” que utilizaremos para el llenado.  

Problemas con la maduración del acuario

Si se introducen los peces en un acuario nuevo antes de completar el proceso de maduración se les estará exponiendo al amoniaco y a los nitritos, que son veneno para ellos, y morirán. Si se introdujeron unos cuantos peces para ayudar a la maduración del agua, seguramente también la mayoría morirán, aunque con un poco de suerte y dependiendo de la fortaleza de estos peces se consiga salvar alguno.

Si observamos que los peces introducidos en el acuario permanecen quietos en el fondo y escondidos, y solo se mueven a la hora de comer, hay una clara intoxicación por nitritos. Por muy bien oxigenada que esté el agua, los nitritos hacen que los peces se asfixien porque impiden que los glóbulos rojos transporten el oxígeno a la sangre y los peces no se mueven para evitar agotarse.

En ambos casos, para intentar salvar a los peces, se debe sifonar el fondo y cambiar al menos el 40 o 50% del agua todos los días para reducir los niveles de amoniaco y nitritos. También se debe disminuir la alimentación al máximo para evitar los deshechos que producirán amoniaco. Al cabo de unas dos semanas se pueden reducir los cambios de agua y realizarlos cada 2 días, se comprueban los parámetros y con suerte se conseguirá salvar a alguno de los peces. 

Una vez que un sistema se ha establecido durante varios meses, los niveles de amoniaco y nitritos no deberían suponer ningún problema. Sin embargo será aconsejable efectuar controles del agua para asegurarse de que la nitrificación permanece estable. Limpiar el medio de filtración y efectuar regularmente cambios parciales de agua mantendrá los niveles de nitritos dentro de límites aceptables.

La presencia de abundantes nitratos es a menudo consecuencia de la superpoblación o del crecimiento en tamaño de los cíclidos. Se requerirá entonces, un aumento inmediato del porcentaje y la frecuencia de los cambios parciales de agua. También será conveniente, además de revisar el nivel de la población, comprobar si se ha incrementado el nivel de nitratos en el agua corriente que se suministra al acuario, ya que estos factores pueden tratarse con una reducción del número de peces y con filtros desnitrificadores, o con la utilización de una resina específica para la extracción de nitratos en el filtro.

La colonia bacteriana en un acuario

Las bacterias que conforman la colonia bacteriana de un acuario son bacterias nitrificantes, organismos unicelulares pertenecientes a la familia de las Nitrobacteriáceas, las denominadas Nitrosomonas y Nitrobacter. Estas bacterias son autotróficas, lo que significa que no requieren de material orgánico como fuente de alimentación. Su metabolismo es de tipo aeróbico por lo que necesitan el oxígeno, son móviles y pueden utilizar compuestos nitrogenados como fuente de energía. Su necesidad básica es el carbono y pueden obtenerlo si fuera necesario del dióxido de carbono del agua. Además de este proceso emplean oxígeno para metabolizar compuestos nitrogenados.

Las similitudes entre las Nitrosomas y las Nitrobacter son:

  • Ambas flotan y se mueven pasivamente por el acuario con las corrientes de agua cuando no encuentran o disponen de su fuente de alimentación, o bien cuando han sido recientemente reproducidas o introducidas a un nuevo acuario.
  • Su función es transformar nitritos a nitratos y amoniaco a nitritos respectivamente y lo  logran de manera eficaz cuando se encuentran fijas a un sustrato sólido como la grava, el coral molido en el caso de los acuarios marinos, o bien a diversos materiales filtrantes como la fibra sintética, cerámicas o bioesferas.
  • No tienen la habilidad de formar esporas (células reproductoras en estado de latencia).
  • Son muy susceptibles a diferentes agentes químicos y físicos como el sulfuro de hidrógeno, varios medicamentos, acondicionadores (excepto Tiosulfato de sodio, sustancias buffers y oligoelementos o elementos traza), y a la luz.
  • No toleran la desecación o bien procesos de desecación.

Las diferencias más importantes entre ellas son:

  • Las Nitrobacterias no tienen la habilidad de permanecer en estado de latencia cuando no encuentran su fuente de alimentación o energía, por lo que cuando padecen hambre mueren. Las Nitrosomonas sí entran en estado de latencia cuando carecen de su fuente de energía.
  • Las Nitrobacterias pueden utilizar además de nitritos otras fuentes de energía, como los hidrocarburos o desechos orgánicos. Esta característica explica por qué no entran en estado de latencia, ya que constantemente encuentran recursos energéticos. En contraste las Nitrosomonas son totalmente dependientes de la presencia de amoniaco.
  • Las Nitrobacterias no son eficientes en transformar nitritos a nitratos. Las Nitrosomonas son muy eficientes en la oxidación de amoniaco a nitritos.

Bacterias autotróficas

Vida de la colonia bacteriana

Hasta aquí hemos explicado lo básico para saber proceder a la maduración de un nuevo acuario; a partir de ahora deberemos tener en cuenta que existen diferentes variables que actuarán sobre el acuario a lo largo de su vida. La maduración se debe hacer una sola vez y después hay que mantenerlo estable. Las variables que desestabilizan el acuario son que la colonia bacteriana se quede pequeña y/o la muerte de la colonia bacteriana.

Colonia bacteriana pequeña: La colonia bacteriana crece de acuerdo a la demanda que de ella haya en el acuario, es decir, según la cantidad de materia orgánica que haya que procesar. Un acuario con pocos peces tendrá una colonia bacteriana reducida en comparación a un acuario en el que haya muchos peces.

Sabemos que para la formación de una colonia de bacterias estable se necesitan cuatro semanas, supongamos pues que tenemos, por ejemplo, un acuario ya madurado con dos peces, es decir, un acuario estable, y queremos introducir cuatro peces más. Teníamos dos peces con una colonia bacteriana para dos peces y ahora tendremos seis peces con una colonia bacteriana para solo dos peces. La colonia bacteriana crecerá, pero durante el tiempo que tarde en hacerlo, tendremos en el acuario picos de elementos nitrogenados (amoniaco, nitritos y nitratos) que afectarán a los peces. Si aumentamos de golpe la cantidad de habitantes en un acuario, la colonia bacteriana tardará alrededor de una semana en crecer hasta llegar a los niveles óptimos para procesar la materia orgánica. 

Durante esa semana deberemos controlar los parámetros del agua utilizando nuestros test para amoniaco, nitritos y nitratos y si varían o se descompensan los niveles de estos elementos deberemos proceder a aumentar la frecuencia de los cambios parciales de agua y la cantidad. Se puede rellenar el acuario, después de un cambio de agua, con el agua de otro acuario ya ciclado o añadir un aporte extra de bacterias cultivadas tanto en el interior del filtro como en la columna de agua.

Que muera la colonia bacteriana: Los acuarios están muchas más veces de las que pensamos expuestos a este problema. La muerte de las bacterias nitrificantes se puede producir a causa de muchos factores que deberíamos tener en cuenta, y estar preparados para evitar o poner solución rápidamente.

  • Medicar directamente el acuario principal: La mayoría de los medicamentos para los peces son para eliminar bacterias malas como las que producen una infección en la piel. Estos medicamentos matan a todas las bacterias, no solo a las bacterias que causan la enfermedad, con lo que la colonia queda destruida. Solución: trasladar al pez enfermo a un acuario aparte, o acuario hospital para medicarlo o sacar del acuario principal la carga filtrante antes de medicar. Este punto es el más letal, puede matar a toda la colonia al mismo tiempo.
  • Aerosoles ambientales: un ambientador es una sustancia o compuesto orgánico que perfuma un ambiente. Si el acuario no está provisto de una tapa bien ajustada, las partículas químicas caerán sobre el agua, pasarán por el filtro y pueden matar parte de la colonia.
  • Humo de cigarrillo: tiene el mismo efecto-resultado que el aerosol.
  • Falta de oxigenación en el agua: como todos los seres vivos, la colonia de bacterias necesita oxígeno, si hay poca concentración de este gas se reducirá parte de la colonia.
  • Cambios bruscos de pH: los cambios bruscos de pH afectan a todo ser vivo y más aún a las bacterias. Pasar, por ejemplo, de un pH 6 a 8 provocará significativamente la reducción de la colonia.
  • Cambios bruscos de temperatura: no provocarán la muerte de toda la colonia, solo la de una parte muy pequeña, pero se deben evitar estos cambios de temperatura.
  • Lavado de la carga biológica: lavar los materiales que componen la carga biológica del filtro eliminará en su mayoría a la colonia bacteriana, solo se debe lavar la carga mecánica del filtro.
  • Cloro: produce en las bacterias el mismo efecto que en los peces, las mata. En el caso de las bacterias 1 gota por litro es letal al instante.

Recrear correctamente el “ciclo natural del nitrógeno” en el ambiente cerrado de un acuario, manteniendo el equilibrio de los elementos nitrogenados, es el secreto para conseguir disfrutar de un acuario en las mejores condiciones con unos peces sanos y felices, que nos mostrarán su comportamiento natural y sus mejores colores.
 

Compartir artículo


Artículos relacionados


Deja tu comentario:




Responsable: Raúl Armell Rodriguez.
Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatario: Hosting: Online.net y correo electrónico automático a: info@cichlidae-acuarios.com.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos a través de .
Información adicional: Consulta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de cichlidae-acuarios.com.