La elección de los peces para tu acuario

Seleccionar ejemplares con costumbres, alimentación y requerimientos ambientales similares es la mejor manera de lograr con éxito la supervivencia de nuestros peces, por lo que será muy importante informarse de las necesidades de las especies elegidas antes de introducirlas en el acuario.

La elección de los peces es otro punto importante a tener en cuenta a la hora de iniciarse en la Acuariología. Esta elección dependerá básicamente del gusto personal y del tipo de hábitat que se desee reproducir en un acuario. Después de seleccionada la urna de acuerdo al espacio y presupuesto disponibles, lo primero que habrá que decidir es si se van a mantener peces tropicales, muy vistosos y coloridos, o peces de agua fría, tal vez un poco menos exigentes, aunque ambos con sus pros y sus contras. Y según la especie elegida y sus necesidades, habrá que elegir el resto de elementos necesarios (filtro, decoración, iluminación, etc).

Para comenzar en esta afición, los acuariófilos expertos coinciden en recomendar a los principiantes guppys, neones chinos, danios, rasboras o barbos, que son fáciles de alimentar y mantener, resistentes y visualmente atractivos. Las peores especies para mantener en un acuario, y no solo para los principiantes, son las carpas doradas, las pirañas, que pueden crecer mucho y comerse entre ellas, los peces hacha y cuchillo, porque son muy delicados y suelen saltar fuera del acuario, los comedores de algas chinos, los tiburones bala, porque crecen demasiado rápido, siluros y peces gato de cristal, porque son muy delicados, etc. 

Pterophyllum scalare, Escalare o Pez Ángel

¿Por qué los cíclidos?

Para los aficionados los cíclidos poseen cuatro grandes inconvenientes: algunos necesitan unas condiciones de agua especiales, otros tienen dietas específicas, los hay que pueden llegar a crecer mucho y todos son territoriales. Pero para aquellos aficionados dispuestos a aceptar el desafío, la recompensa será grande. Los cíclidos son peces robustos y resistentes, inteligentes y muy avanzados. Lo demuestran en sus actividades diarias, tales como la defensa de su territorio, el cortejo, la cría, etc. La mayoría de los peces hacen sus puestas y después abandonan los huevos, incluso a veces se los comen. Los cíclidos cuidan de sus puestas y hasta de sus alevines. Una de las mayores satisfacciones de los acuariófilos es ver a los padres acompañando a su prole por el acuario protegiéndoles de todo peligro. 

Metriaclima sp zebra chilumba Maison Reef

Factores a tener en cuenta a la hora de realizar nuestra elección

Independientemente de la especie que finalmente se decida mantener, para la selección y adquisición de nuestros ejemplares es conveniente tener en cuenta ciertos factores importantes:

Tamaño: la mayoría de los peces disponibles en las tiendas suelen ser juveniles. Conocer el tamaño que alcanzarán de adultos nos ayudará a evitar que se nos queden pequeños el acuario y el filtro, con el consiguiente problema para los peces. 

Alimentación: poder ofrecer a nuestros peces una dieta rica y variada es otra de las claves del éxito en su mantenimiento. Un animal con una alimentación muy específica o muy exigente nos ocasionará muchos problemas a la hora de poder ofrecerle una alimentación adecuada, y tendrá muchas más posibilidades de morir. Lo ideal es elegir especies que acepten con facilidad los alimentos disponibles en comercios.

Carácter: todos los peces tienen un marcado comportamiento con otros congéneres de igual o distinta especie. Conocer su comportamiento nos ayudará a elegir adecuadamente las especies para conseguir tener un grupo afín y en buenas condiciones de salud. El comportamiento de nuestros peces está muy relacionado también con la decoración del acuario: un pez cuyo hábitat natural sean fondos con rocas y muchos escondrijos, se sentirá desprotegido en un acuario con pocas rocas y plantas. Si introducimos en nuestro acuario solo dos ejemplares de peces de cardumen o gregario, que en la naturaleza viven en grupos numerosos, no lucirán nunca su color en todo su esplendor y su comportamiento tampoco será el normal, incluso puede que estén siempre escondidos. Muchas especies son polígamas por lo que necesitan habitar en harenes con ratios de un macho por cada 2 ó 3 hembras, para promover las explosiones de color en el cortejo de los machos para atraer a las hembras.

Condiciones del agua: es de vital importancia conocer los parámetros del agua de la que disponemos y adecuarla, si fuese necesario, al tipo de especie elegida. Deberemos tener en cuenta pH, dureza y temperatura que requieran las especies seleccionadas. Por ejemplo, un pez africano de aguas duras no tiene prácticamente nada que ver con un pez sudamericano de aguas blandas por lo que no es en absoluto conveniente mantenerlos juntos. Además, nunca se debe olvidar que el agua de nuestros peces debe estar siempre limpia. Para mantener los parámetros del agua estables se deberá ser constante y riguroso en la limpieza del acuario y los cambios parciales de agua.

Morfología y Coloración: a la hora de comprar los peces la coloración no es lo primero y único en lo que debemos fijarnos, ya que con la edad del animal y la decoración del acuario aparecerá y aumentará con toda seguridad. Es mucho más importante fijarse en su morfología, en que no muestren signos de deterioro en aletas o cuerpo y que no presenten problemas natatorios o vientres hundidos. En ejemplares algo más avanzados y caros es una buena idea pedir al vendedor que nos muestre cómo se alimentan, esto será sin duda una buena señal de salud.

Un buen acuarista o aficionado siempre deberá tener en cuenta y aceptar el hecho de que aun habiendo estudiado correctamente la elección y seleccionado cuidadosamente los ejemplares a mantener, una vez en el acuario existen muchas probabilidades de que aparezcan enfermedades, y en algunos casos, aunque no sea lo habitual, puede darse la muerte de algún espécimen. Recordemos que estamos tratando con seres vivos!! 

Un pez puede estresarse por un cambio brusco en la temperatura o parámetros del agua, puede ser agredido por los ejemplares ya establecidos en un acuario, puede no estar a gusto con la decoración de su nuevo acuario, etc, y desarrollar enfermedades que aunque pueden ser tratadas no siempre consigue superar.

Cíclidos Haplochrominos

Elegir tu tienda de Acuariofilia

El mejor inicio en la Acuariofilia es siempre el estudio, buscar toda la información posible sobre esta afición en libros, internet y foros de aficionados. También se debe pedir consejo en la misma tienda donde se adquieran los peces. El aficionado debe buscar tiendas especializadas en peces, a ser posible exclusivamente dedicadas a ellos, o que estos sean la mayor parte del negocio. Esto no asegura una garantía total, pero aumentará considerablemente las posibilidades de encontrar una buena tienda. 

Una tienda de peces es un negocio, y como todos los negocios, debe ganar dinero para subsistir, pero no todas las tiendas son iguales. Un comprador cuidadoso deberá aprender a distinguir una buena tienda de otra que no lo es tanto, o que está más interesada en ganar dinero que en conseguir satisfacer al cliente en su compra. Ninguna tienda es perfecta al 100%, pero el cliente se asombrará al descubrir la diferencia entre una tienda buena y otra no tan buena. 

Estos son algunos de los puntos en los que debería fijarse un buen comprador-acuarista para diferenciar una buena tienda de otra que debería evitar:

Los acuarios de una tienda deben estar limpios y los peces deben tener un aspecto sano y no estresado. Si un pez tiene mal aspecto en la tienda no sobrevivirá mucho tiempo en el acuario de casa puesto que seguramente ya estará estresado más allá del punto de recuperación. Por supuesto, en una buena tienda, no debe haber ningún pez muerto en ningún acuario y mucho menos cubierto de hongos. Si ves algo así en una tienda, huye!

No se deberá comprar un pez que muestre algún signo de enfermedad como por ejemplo el punto blanco. En caso de que algún ejemplar estuviese enfermo por ésta o cualquier otra dolencia, en una buena tienda el pez estará en tratamiento en el acuario hospital, es decir, apartado del resto. Una buena tienda jamás te ofrecerá ni venderá ningún pez con punto blanco, incluso aunque el ejemplar en cuestión aparente estar bien. 

Por supuesto, en una buena tienda se conoce y distinguen las necesidades de cada especie y no se mantienen peces incompatibles en un mismo acuario. Si fuese así, no deberás confiar en los consejos que te puedan dar respecto a la compatibilidad de los peces en un acuario.

Comprueba la política de devolución. Una buena tienda sabe qué pez no se debe enviar o vender porque no está en condiciones de soportar el cambio, bien porque acaban de recibirlo y todavía necesita aclimatarse y adaptarse a su nuevo entorno antes de viajar de nuevo, o porque ha acusado el cambio y está débil o estresado y necesita recuperación. En estos casos, una buena tienda no te lo ofrecerá o te pedirá que esperes un tiempo para permitir al animal recuperarse. Recordemos siempre que son seres vivos y, aunque son animales fuertes y robustos, pueden acusar los cambios y enfermar! 

Aun así puede darse el caso de que el animal aparente estar bien y se venda. Una buena tienda dará al cliente la garantía de reposición o devolución del dinero siempre y cuando el cliente demuestre que el animal llegó muerto en su bolsa de envío o bien llegó tan estresado que no superó la nueva aclimatación. Este es un punto delicado! Una vez adquirido y recibido un nuevo ejemplar, el nuevo propietario y acuarista asume una nueva responsabilidad y deberá haber preparado el acuario para su llegada. Al menos uno o dos días antes deberá realizar una buena limpieza sifonando el sustrato y realizando el cambio parcial de agua correspondiente. Deberá comprobar que todos los parámetros del agua, pH, dureza y de elementos nitrogenados son los correctos para la especie que va a mantener. Controlará la temperatura para evitar un cambio brusco que pueda afectar al animal. Algunos aficionados dispondrán de un acuario hospital que podrán utilizar para aclimatar a los nuevos ejemplares y mantenerlos allí unos días antes de introducirlos en el acuario principal definitivo. Otros aclimatarán e introducirán a los peces directamente en el acuario principal. El acuarista deberá también ser consecuente y no introducir un animal de menor tamaño o de una especie incompatible con un grupo ya establecido y de mayor tamaño, éstos pueden agredir al nuevo ejemplar hasta matarlo. Un buen acuarista sabe que, una vez recibido su nuevo ejemplar, tiene la responsabilidad de proveer al animal de todo lo necesario tanto para su supervivencia como para su correcto mantenimiento.

Oceanario de Lisboa

Hay más detalles en los que un buen comprador puede fijarse para reconocer una buena tienda. ¿Saben los empleados o quien mantiene a los animales lo que venden? Pregunta al criador, a quien realmente mantiene y cuida de los peces. En una buena tienda, si consultas o preguntas, no tendrán ningún problema en informarte, te pedirán datos sobre el acuario del que dispones, te preguntarán sobre la filtración instalada en el acuario, te preguntarán cual es la población del acuario para evitar incompatibilidades y masificación, te hablarán de la alimentación y de todo aquello que necesites saber o sobre lo que tengas cualquier duda. Si eres un acuariófilo principiante, en una buena tienda se tomarán el tiempo necesario para explicarte el ciclo del nitrógeno y te aconsejarán esperar para comprar peces hasta que tu acuario se haya estabilizado. Un buen comprador hará muchas preguntas, todas aquellas necesarias para esclarecer sus dudas, y un buen vendedor no tendrá ningún problema en dar a su cliente las explicaciones necesarias.

También en una buena tienda recomendarán prudencia a la hora de medicar pues a menudo los medicamentos no funcionan o son innecesarios. Primeramente le harán preguntas al cliente sobre la calidad de su agua, verificarán que el ciclado se ha completado, etc, y le sugerirán cambios parciales de agua. También le recomendarán medicamentos pero sólo si se ha identificado la enfermedad específica y te explicarán los métodos de tratamiento. Ciertas medicinas son tóxicas para determinadas especies de peces y medicar sin haber reconocido la enfermedad no es lo más recomendable. Y además, no es conveniente medicar todo el acuario principal, se debe separar al enfermo del resto para medicar y vigilar su recuperación correctamente.

Por último, comprar peces en la tienda más barata no es necesariamente una ganga. Por un pez sano vale la pena pagar más. Un pez enfermo puede infectar a todos los habitantes del acuario o morir poco tiempo después. Y respecto a la morfología, no se puede comparar un ejemplar salvaje (pescado en el lago) o a la descendencia del salvaje (los conocidos como F1 o primera generación de salvaje) con un ejemplar del que se desconoce procedencia y/o generación, y eso se nota en el precio! Es sabido que a partir de una tercera generación la calidad en la morfología y color de los peces disminuye ostensiblemente. Cuidado!, porque también puede ocurrir que te ofrezcan ejemplares de baja calidad como ejemplares de primera o segunda generación, cuando realmente no lo son, a precios visiblemente más económicos o incluso al mismo precio que los de primera y segunda generación. Puedes estar seguro de que con el tiempo lo advertirás en tu acuario.

Parece fácil! Nos entusiasmamos frente a los acuarios que estamos visitando… Adquirimos un grupo de preciosos ejemplares, suficientes para nuestro acuario o nuestro presupuesto del momento. Los llevamos e introducimos en el acuario siguiendo las instrucciones que nos dieron. Nos extasiamos contemplándolos, porque lucen maravillosos con su agua cristalina… Los peces llegan estresados, es normal, y su estrés continúa en nuestro acuario. Ten en cuenta que viajaron dentro de una bolsa, su hábitat es diferente, se enfrentan a compañeros que les resultan desconocidos y que pueden no aceptarles, no disponen de sus habituales refugios, los tipos de alimentos son otros, todo lo de fuera del acuario ha cambiado: iluminación, ruidos, etc., y lo peor, el agua es de diferente composición a la del tanque del que fueron extraídos.

Si todo va bien, el estrés por el cambio lo superan en uno o dos días. Los nuevos ejemplares comienzan a mostrar su temperamento y sus hábitos regulares, afloran sus costumbres y su forma de relacionarse con los demás. A estas alturas habiendo llevado a cabo correctamente todos los pasos de ciclado y habiendo sido bien asesorados respecto a las posibilidades de convivencia de cada especie, todo deberá continuar en una apacible armonía. 

Recuerda!: Realiza tu compra en un comercio serio en el que, si es posible, la persona que vende sea el criador, el poseedor de los conocimientos necesarios para aconsejarte con solvencia. Y no olvides: filtración adecuada al volumen de tu acuario, ciclado correcto, decoración adecuada a las necesidades de los peces, parámetros del agua y elementos nitrogenados estabilizados, especies compatibles entre sí, y a partir de aquí ya puedes comenzar a disfrutar el placer de ver la vida en el ecosistema que has creado, los comportamientos de las especies que mantienes y el maravilloso y extenso colorido de estos peces tropicales, los Cíclidos.

Compartir artículo


Artículos relacionados


Deja tu comentario:




Responsable: Raúl Armell Rodriguez.
Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatario: Hosting: Online.net y correo electrónico automático a: info@cichlidae-acuarios.com.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos a través de .
Información adicional: Consulta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de cichlidae-acuarios.com.